Dios nos llama

Estudio Bíblico La Biblia

La alimentación es el factor que más influye en la salud. No solo es importante que tipo de comida consumimos, sin cómo se prepara y cuando se consume.

Mi decisión personal

Reconociendo que lo que consumo es de especial importancia para mantener mi salud, prometo pedir a Dios sabiduría y fuerza de voluntad para consumir más alimentos saludables cada día.

LA NUTRICIÓN
Debemos darle a nuestro organismo por medio de los alimentos todos los nutrientes que necesita y la medida que se requieren; para que cada órgano se desarrolle y se sostenga sano fuerte y resistente a las afecciones e infecciones. La alimentación es el hábito que más influye en nuestra salud. No solo el tipo de comida sino también el momento, la cantidad y la forma de tomarla, afectan adecuadamente a nuestro organismo. "Su dieta, lo que como, influye grandemente en la rapidez con que su organismo envejece, y por consiguiente en la duración de la vida". Comer es uno de los placeres especiales de la vida. Nosotros sabemos que Dios deseaba que disfrutáramos nuestros alimentos, porque Él nos creó con papilas gustativas para apreciar el sabor. Él puso cerca de 9.000 de esas papilas sobre la lengua humana.

CLASIFICACION PRÁCTICA DE LOS ALIMENTOS

El Dr. Juan Amigo, clasifica a los alimentos en tres grandes grupos:
1. Alimentos que alimentan y curan: Frutas, verduras antioxidantes.
2. Alimentos que alimentan, pero no curan: Cereales, harinas otros.
3. Alimentos que no alimentan y enferman: Derivados animales, grasas, y otros radicales libres

CARACTERÍSTICAS DE UNA ALIMENTACIÓN SALUDABLE

NUTRITIVA: Para obtener un menú nutritivo se deben tener en cuenta las necesidades nutricionales de cada uno de los miembros de la familia que pueden variar de acuerdo a la edad, sexo, talla, peso, actividad diaria, etc. Una regla general es de consumir la mitad de su plato de comida crudo (frutas y ensaladas).

PRESENTABLE Y NUTRITIVA: Deben combinarse los colores y la forma de los alimentos Dios nos dio una variedad de formas y colores, así como de sabores que deben ser bien combinados. Recuerde que la buena alimentación empieza por un plato bien presentado.

BUEN SABOR: El sabor, color y consistencia deben ir combinados para dar un mayor gusto a las comidas. Evite el uso de condimentos no naturales. Acostumbre su paladar a sabores naturales.

HIGIENE ADECUADA: Lávese bien las manos antes de preparar los alimentos de familia. Use utensilios limpios y lave bien los alimentos sobre todo si se ingieren crudos.

CÓMO APROVECHAR LOS ALIMENTOS

• Coma a horas fijas. 3 comidas al día es lo normal, 2 comidas completas donde el desayuno sea su comida más abundante, y una cena liviana unas 3 horas antes de ir a dormir.
• Acostúmbrese a beber agua pura en los intervalos entre las comidas.
• No consuma agua ni otro liquido hidratante con la comida.
• Cambie el sartén por el horno, las frituras por los asados. Intente aderezar sin aceite. Cuando el alimento esté listo, puede añadir aceite de oliva.
• En el desayuno: comer primero las frutas, después el cereal y la opción proteica. En el almuerzo comer primero las ensaladas crudas que debe cubrir la mitad de su plato, después los otros alimentos. Siempre comer los alimentos crudos primero. La OMS recomienda 5 frutas al día.
• Evite ingerir comidas chatarras. Estas son costosas pero los resultados de haberlas comido cuestan mucho más: su salud.
• Para que haya una buena asimilación, debe haber una buena masticación.

Después del diluvio, y debido a la parcial extinción de las plantas, Dios permitió el consumo de carne, pero dejó varias recomendaciones al respecto. Lea Génesis 9:4 y Levítico 11: 1-31 y descubra todas sus indicaciones.

“Pero carne con su vida, que es su sangre, no comeréis”. Génesis 9:4.

“Habló Jehová a Moisés y a Aarón, diciéndoles: Hablad a los hijos de Israel y decidles: Estos son los animales que comeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra. De entre los animales, todo el que tiene pezuña hendida y que rumia, éste comeréis. Pero de los que rumian o que tienen pezuña, no comeréis éstos: el camello, porque rumia, pero no tiene pezuña hendida, lo tendréis por inmundo. También el conejo, porque rumia, pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo. Asimismo, la liebre, porque rumia, pero no tiene pezuña, la tendréis por inmunda. También el cerdo, porque tiene pezuñas, y es de pezuñas hendidas, pero no rumia, lo tendréis por inmundo. De la carne de ellos no comeréis, ni tocaréis su cuerpo muerto; los tendréis por inmundos. Esto comeréis de todos los animales que viven en las aguas: todos los que tienen aletas y escamas en las aguas del mar, y en los ríos, estos comeréis. Pero todos los que no tienen aletas ni escamas en el mar y en los ríos, así de todo lo que se mueve como de toda cosa viviente que está en las aguas, los tendréis en abominación. Os serán, pues, abominación; de su carne no comeréis, y abominaréis sus cuerpos muertos. Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas, lo tendréis en abominación. Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahuesos, el azor, el gallinazo, el milano según su especie; todo cuervo según su especie; el avestruz, la lechuza, la gaviota, el gavilán según su especie; el búho, el somormujo, el ibis, el calamón, el pelícano, el buitre, la cigüeña, la garza según su especie, la abubilla y el murciélago. Todo insecto alado que anduviere sobre cuatro patas, tendréis en abominación. Pero esto comeréis de todo insecto alado que anda sobre cuatro patas, que tuviere piernas además de sus patas para saltar con ellas sobre la tierra; estos comeréis de ellos: la langosta según su especie, el langostín según su especie, el argol según su especie, y el hagab según su especie. Todo insecto alado que tenga cuatro patas, tendréis en abominación. Y por estas cosas seréis inmundos; cualquiera que tocare sus cuerpos muertos será inmundo hasta la noche, y cualquiera que llevare algo de sus cadáveres lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la noche. Todo animal de pezuña, pero que no tiene pezuña hendida, ni rumia, tendréis por inmundo; y cualquiera que los tocare será inmundo. Y de todos los animales que andan en cuatro patas, tendréis por inmundo a cualquiera que ande sobre sus garras; y todo el que tocare sus cadáveres será inmundo hasta la noche. Y el que llevare sus cadáveres, lavará sus vestidos, y será inmundo hasta la noche; los tendréis por inmundos. Y tendréis por inmundos a estos animales que se mueven sobre la tierra: la comadreja, el ratón, la rana según su especie, el erizo, el cocodrilo, el lagarto, la lagartija y el camaleón. Estos tendréis por inmundos de entre los animales que se mueven, y cualquiera que los tocare cuando estuvieren muertos será inmundo hasta la noche". Levítico 11:1-31.

¡Felicitaciones!

Felicitaciones haz terminado la lección Lo que la Biblia enseña del juicio

Al finalizar todo el curso, recibirás tu diploma de graduación, puedes registrar tu avance aquí:


Tu progreso fue registrado, puedes continuar con la siguiente lección.


Ir a Próxima Lección

Tu WhatsApp no esta registrado, registra tu avance y al finalizar todo el curso recibirás tu diploma de graduación